leaderboard_Residente_reportajes_6 lb_cocina_ leaderboard_Residente_reportajes_3 leaderboard_Residente_reportajes_4
 
Residente_sobremesa_
08 de agosto del 2017

¿Quién toma la palabra?

Maíz transgénico y nativo: causas y consecuencias.
Redacción por: Juan Pablo Ines

“Desde la mesa, a la hora de comer, podemos cambiar la realidad del país en muchos aspectos; Cultural, social, ambiental, nutricional, económica y políticamente”.

 

Más sanos comiendo como mexicanos
Monsanto es una empresa transnacional que hace uso de la biotecnología para modificar genéticamente las semillas. A partir de los años 90,  modificó  la soja y hoy en día más del 80% de la soja mundial es transgénica. En el caso del maíz, se toman bacterias y se inyectan en los genes de las semillas, alterando y transformando la estructura molecular del grano, haciendo una súper semilla capaz de germinar en distintas condiciones climáticas; Esta biotecnología hace uso del glifosato, un poderoso herbicida que mata las malezas que crecen alrededor de la planta (lo que antes se usaba para eso era un simple y efectivo azadón). El glifosato además de eliminar la maleza, afecta la flora y fauna cercanas: mata todo, excepto su semilla, esa que después nos comemos.

 

Según la transnacional, los alimentos transgénicos son la solución a la hambruna mundial, pero es todo lo contrario, éstos provocan enfermedades como cáncer, tumores y están relacionados con otras enfermedades como la diabetes. Otro daño que generan los cultivos transgénicos, es la eliminación de las semillas endémicas. Las variedades de maíces nativos corren el riesgo de desaparecer por invasión de genes. Además dañan el suelo, contaminan el aire, y envenenan el agua. Los transgénicos son los culpables de la disminución considerable de insectos, microorganismos, animales como las mariposas y de las abejas, estas últimas fundamentales en el ciclo de la vida, ya que sin polinización no habría fructificación. Einstein dijo que si desaparecieran las abejas de la superficie del globo, al hombre sólo le quedarían 4 años de vida: “Sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres.”

 

En México a partir del 2009, se permitió la siembra de maíz transgénico en territorio nacional. También México comenzó a importar millones de toneladas de maíz con OGM (organismos genéticamente modificados) de Estados Unidos, dejando atrás todo el maíz que se produce de forma tradicional. Quizás la palabra Monsanto no sea muy visible,  es porque se esconde atrás de algunas de las marcas más populares en hogares mexicanos.

 

Alternativas a lo transgénico
La gente me pregunta qué se puede comer entonces, si todo es transgénico. Bueno, tenemos tanta pero tanta diversidad en productos naturales, que podríamos hacer una combinación interminable de menús. La flojera, la falta de interés y de creatividad, es lo que nos orilla a tomar un carrito del supermercado y llenarlo de bolsitas. –“Oye, pero la comida sana es cara”, dicen otros. La alimentación es prioridad. La comida sana no es cara, la comida chatarra es muy barata. Yo prefiero invertir en alimentos buenos, limpios y justos, que invertirlo en medicamentos y tratamientos para sanarme.

 

Consume local 
La forma más segura de evitar el consumo de transgénicos es ir directamente a mercados, plazas y tianguis locales, comprar alimentos frescos, conocer al productor y darle la mano. Al consumir productos de calidad no solo te beneficias a ti mismo, también promueves la justicia social, la solidaridad y el cuidado del medio ambiente , favoreces una economía más equitativa y apoyas a familias que prosperan de manera independiente. Así luchamos contra los monopolios y ayudamos a construir un país más justo.

 

Manos a la tierra
Si la gente supiera que puede sembrar su propio alimento…
Un pequeño huerto traspatio puede ayudarte a mejorar tu alimentación, estarás seguro de la calidad del cultivo, y tu bolsillo también sale beneficiado, puede también ser una actividad colectiva, ya sea con los vecinos, o con tu propia familia. Cada vez menos gente siembra, no conoce las semillas locales, hemos perdido la interacción con la naturaleza. La vida se nos está yendo en un abrir y cerrar de latas.

 

Infórmate:
Nuestra mejor arma es la información y difundirla es nuestra obligación, para que todos se puedan defender; está al alcance de todos, en libros, reportajes, documentales, internet. Además en la Riviera Maya he notado mucho activismo, seguido veo anuncios de mercados locales y eventos sustentables, muchos a favor del medio ambiente. El que no nos acerquemos, y queramos todo peladito y a la boca es muy diferente.

 

Hay varios grupos comunitarios a favor, tales como LA RED DE TRUEQUE SOLIDARIA, EL ÁRBOL, FUNDACIÓN MELIPONA MAYA, NO MAS PLASTIK, TULUM LIMPIO, MERCADO COMUNITARIO TULUM, SLOW FOOD PLAYA DEL CARMEN, SLOW FOOD TULUM, este último es donde, con mucho gusto, colaboro con un grupo de personas haciendo campañas de información a favor de la biodiversidad, las comunidades, el medio ambiente y el legado culinario.

 

Estamos convencidos que desde la mesa, a la hora de comer, podemos cambiar la realidad del país en muchos aspectos; Cultural, social, ambiental, nutricional, económica y políticamente.

 

 

(Visited 17 times, 1 visits today)
 
Notas Relacionadas
  • Recomendaciones
    jueves 19 de abril 2018
    Mariscos
    Comida
    Fuego
    Distintas variedades de pescado fresco acompañados por cerveza de la casa.
    Fusión
    Comida
    Ukami
    Cuando la delicadeza japonesa se cruza con la irreverencia mexicana en Tulúm

    Sundowner Yacht Club

    Por su increíble y original diseño de arquitectura que brinda esa sensación de sentirse en altamar.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  • Instagram

    Instagram did not return a 200.

    Síguenos