leaderboard_Residente_columnas_5 leaderboard_Residente_columnas_8 leaderboard_Residente_industria_ leaderboard_Residente_columnas_3
 
Residente_ideas_camaron_
04 de enero del 2017

Apología del caldito de camarón

Picosito y caliente, ideal para comerse antes de todo buen pescado.
Redacción por: Maximiliano Sauza

Los mariscos, los moluscos, los infortunados invertebrados: a estos organismos marinos se les ha bautizado bajo el bien merecido título de “frutos del mar”. Adorados por los antiguos amerindios, los caracoles representaban las fuerzas celestes y del viento –el dios Ehécatl de los aztecas, por ejemplo-, y la guarida del dios Pawahtun de los Mayas, uno de los sostenedores del Universo.

 

Aparte de pertenecer a la vastísima mitología de los pueblos mesoamericanos, los caracoles, los moluscos, y por supuesto los camarones, ejercieron un importante papel en la dieta de los antiguos habitantes, no sólo de América, sino del mundo entero. Pero ¿cómo podemos pasar de una compleja mitología, a un caldito de camarones bien hervido? Pues acompañándolo de un filete de pescado empanizado con su arroz blanco, su ensalada y, claro está, de una cerveza bien muerta.

 

Quizá sea tan injusto privar a los frutos del mar de su historia, como de su deleite gastronómico. Acaso la literalmente rica variedad de mariscos que nos ofrece el océano sea apenas tan vasta como la forma de prepararlos. Después de todo, ¿por qué habríamos de defraudar un hábito tan antiguo como el de la humanidad misma? Un buen caldo de camarones no se disfruta dos veces de la misma manera, y mucho menos un sábado en la mañana o un domingo antes de aterrizar en las paradisíacas playas Mayas.

 

Hagamos honor a nuestra especie y perpetuemos la milenaria tradición de prepararnos una botana caridea. Después de todo, el caldito se acompaña bien del calor, y en una tierra donde el sol no perdona, el ritual dominguero de arrancarle al crustáceo sus tenazas, o salpicarse la guayabera blanca con el punteado rojizo de la jaiba al caer en el charco del plato, es una experiencia que vale la pena vivir y repetir.

 

 

(Visited 20 times, 1 visits today)
 
Notas Relacionadas
  • Recomendaciones
    lunes 23 de julio 2018
    Mariscos
    Comida
    Fuego
    Distintas variedades de pescado fresco acompañados por cerveza de la casa.
    Fusión
    Comida
    Ukami
    Cuando la delicadeza japonesa se cruza con la irreverencia mexicana en Tulúm

    Sundowner Yacht Club

    Por su increíble y original diseño de arquitectura que brinda esa sensación de sentirse en altamar.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados