leaderboard_Residente_industria_ leaderboard_Residente_columnas_6 leaderboard_Residente_columnas_2 leaderboard_Residente_columnas_4
 
hermanarepublica
20 de marzo del 2018

Hermana República, Tulum

La cocina yucateca propuesta por Cervecería Patito
Redacción por: Alex Ancona

Dentro de las diferentes expresiones de la comida mexicana, considerada desde 2010 por la UNESCO como ‘Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad’, es difícil encontrar una cocina tan compleja, intensa y variada como la yucateca.

La mezcla de diferentes ingredientes y técnicas de influencia española, libanesa y oriental, fusionada con los exóticos insumos autóctonos de las regiones mayas, dieron como resultado después de varios siglos de influencia colonial, el desarrollo de una cocina que es de las más apreciadas en nuestro país.

La Cervecería Patito, que inició operaciones a finales de 2014 en la ciudad de Mérida, tuvo gran aceptación y apoyo regional desde su inicio. El crecimiento fue tal, que atrajo el interés del gigante holandés Heineken, que hoy en día impulsa la distribución de Patito a través de sus canales comerciales en la península.

Hermana República inicia operaciones como la cocina oficial de la cervecería. Abrió por primera vez sus puertas en la parte frontal de la planta de Patito (localizada en la carretera Mérida-Progreso) ofreciendo un menú que a su vez destaca, y pone en merecido pedestal, el legado culinario de Yucatán, su gente, sus ingredientes y su cocina, sin dejar de fusionarlo con otras influencias.

Hermana República nos ofrece un tributo a estos ingredientes y a estas tradiciones culinarias, fusionándolas con cocina de vanguardia y presentando preparaciones tradicionales con un estilo ad hoc para un lugar casual. Las ocho
cervezas de la casa son las protagonistas.

El éxito, tanto de Patito como de Hermana República, los ha llevado a expandirse para tener nuevos centros de consumo y uno de ellos vino a parar a nuestro querido y paradisíaco pueblo de Tulum. Apostando a generar una clientela tanto de turistas como de locales, Hermana República Tulum abre en el centro del pueblo y no en la zona hotelera, buscando consolidarse como un verdadero hangout para pasarla bien con buena comida, cerveza artesanal y sin muchas pretensiones.

Con un diseño y decoración fiel al concepto original en Mérida, su fachada e interiores son sencillos pero atractivos, de madera, concreto y metales oscuros. Son el marco perfecto para enaltecer los reflejos cromados de la torre de dispensadores de cerveza de barril, que es sin duda la protagonista de la barra.

Sus cervezas son muy variadas empezando con un par de lagers ligeras. La Smash, inspirada en una Munich Helles, encabeza la lista como la más suave y fácil de tomar de la alineación. A nuestro parecer más balanceada que la Pilsner que le sigue, y un excelente acompañante, como enjuague de paladar, para entradas golosas y crujientes como el Pulpo Frito con Xnipec y Guacamole. Es también buen maridaje de complementación para los populares esquites de la casa con un toque de chipotle o para las tostadas de atún fresco.

La mesa se presenta con una clásica salsa de habanero tatemado, acompañada de dos suculentas salsas crudas de muy buen sabor y apariencia molcajeteada, de tomates verde y rojo, que te permiten ensalsar abundantemente cualquier plato o totopo si lo tuyo no es lo picante.

Seguimos con la India Pale Ale (IPA) de corte americano que, aunque cumplió con el amargor del lúpulo propio del estilo, carece de los abundantes aromas lupulosos que por lo general definen estas cervezas.

Aunque percibimos un ligero despunte de acidez en la IPA que la saca ligeramente de balance, hace muy buen maridaje para platos con tendencia acídica como el pecaminoso castacán en salpicón (fried pork belly) y sobre todo
para una de nuestras entradas favoritas: las croquetas de papa rellenas de cochinita pibil. Montadas sobre una mayonesa de chile xcatic, balancean la grasa perfectamente con la adecuada dosis de cebollita morada encurtida que las corona.

Como plato fuerte encontramos un excelente maridaje en las costillas de cerdo en adobo de chiles secos y la Dry Stout que llevó muy bien el plato con sus discretas, pero presentes notas de malta tostada, café y cacao. Estas notas también son ideales con platos como las tostadas de pulpo con longaniza de Valladolid, por el carácter ahumado de este singular embutido.

Para un espectacular cierre, otra gran combinación es el crumble de manzana, que presentado a la mode con helado de coco, se dejó arropar muy bien por una Vanilla Porter que nos confirmó que las cervezas oscuras son las más balanceadas de Patito.

Vale la pena acercarse y pedir una degustación de cerveza para encontrar la que sea de tu agrado y probar esa cocina a la que volveremos pronto hambrientos y con buenas expectativas.

(Visited 34 times, 1 visits today)
 
Notas Relacionadas
  • Recomendaciones
    lunes 23 de julio 2018
    Mariscos
    Comida
    Fuego
    Distintas variedades de pescado fresco acompañados por cerveza de la casa.
    Fusión
    Comida
    Ukami
    Cuando la delicadeza japonesa se cruza con la irreverencia mexicana en Tulúm

    Sundowner Yacht Club

    Por su increíble y original diseño de arquitectura que brinda esa sensación de sentirse en altamar.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados